Logo UNAD
Unad
Noticias

Julio 2021

En sus 40 años, y como líder de la educación virtual y a distancia en el país, la UNAD ha demostrado que es pionera en el diseño y gestión curricular de estudios profesionales en todos los campos y disciplinas del saber. En las décadas de los años 80 y 90 se impulsaron programas en ciencias básicas, ingenierías, administración, zootecnia y carreras agrícolas, pecuarias y del medio ambiente, además de programas de alto impacto social como psicología y comunicación. Ya, en el nuevo milenio, nacieron programas innovadores y modernos en salud, economía, sociología, contaduría, música, y nuevos diseños digitales, entre otros.

Ahora, sumado a este valioso desarrollo de una de las universidades públicas más jóvenes, y la más grande, de Colombia, hemos recibido una excelente noticia que deseo compartir (otra más): Por primera vez en la historia de la educación superior colombiana, el Ministerio de Educación Nacional aprueba un programa de derecho virtual en Colombia, que comenzará a ser ofertado por la UNAD.

El nuevo programa profesional en derecho de la UNAD es igual de pertinente e importante al país como el resto de nuestra oferta de 49 pregrados y 29 posgrados, aunque tiene una connotación histórica, estratégica y académica especial, tanto para nuestra Universidad como para el país.

Formar abogados era un propósito Unadista de mucho tiempo atrás, incluso desde la época de Unisur, y tras la creación de la Escuela de Ciencias Jurídicas y Políticas, hace apenas cuatro años, comenzamos a intentarlo varias veces, sin éxito, pero sin derrota. Así como la UNAD, muchas instituciones de educación superior colombianas lo han buscado, pero sólo hasta el 7 de julio de 2.021 el paradigma de la formación virtual de abogados cambió positivamente. Todos los 191 programas de derecho que hay en el país son presenciales, y el 192 lo desarrollará bajo la modalidad virtual la UNAD, la pionera.

Esta decisión representa un hito histórico en la educación superior colombiana y, como muchos otros, quedará marcado en la cronología de las primeras cuatro décadas de nuestra universidad.

Además, se da en un momento en el que la rama judicial tuvo que acelerar el lento proceso de digitalización que venía surtiendo, a efectos de restablecer las actividades que prácticamente tuvieron suspenderse a cusa de la pandemia.  Es así que el Decreto 806 de 2020 adoptó las medidas para implementar las tecnologías de la información y las comunicaciones en las actuaciones judiciales. ¿El resultado? Según el propio Consejo Superior de la Judicatura, el servicio de audiencias virtuales pasó de 23 audiencias en 2019 a más de 200.000 en plataformas primarias y 560.000 en plataformas colaborativas; la recepción de tutelas y habeas corpus, de julio a noviembre de 2020, sobrepasó las 172.000 acciones recibidas y en Bogotá, desde la implementación del sistema en julio de 2020, se han recepcionado más de 95.000 demandas.

Estos no son datos aislados, pues la propuesta de fondo de la UNAD detrás de un programa como el Derecho virtual es el de formar profesionales capaces de asegurar que todas las personas en las veredas y municipios del país, tengan acceso a la justicia como un derecho fundamental que debe garantizarse en una sociedad democrática, participativa e igualitaria, cosa que ho  lastimosamente no sucede. Así lo demuestra la realidad, para el 2016, Colombia obtuvo un puntaje global de 5 sobre 10 en el Índice de Acceso Efectivo a la Justicia y un puntaje de 4,1 sobre 10 en acceso a las instituciones, como ya lo anunciábamos en 2019 cuando iniciamos la oferta del programa, también virtual, de Tecnología en Gestión Jurídica de la Información, como respuesta a una evidente necesidad de fortalecimiento de materialización del e-gobierno y la e-justicia.

Felicito a todo el equipo de la Escuela de Ciencias Jurídicas y Políticas, encabezado por la señora Decana, Dra. Alba Luz Serrano, quien lideró los complejos trámites para obtener su aprobación, no tanto en lo procedimental, sino en lo paradigmático, pues significó demostrar tanto a los pares que nos visitaron como a decenas de académicos y de abogados, formados en el modelo presencial, que sí es posible hacerlo de forma virtual.

Mucho insistimos, y hablo en plural para agradecer el comprometido y perseverante esfuerzo y argumentación de nuestras Vicerrectorías, de la Secretaría General, de los asesores y, particularmente, de la tenacidad de la Escuela para hacer interlocución ante el Ministerio de Educación y, concretamente, ante la Comisión Nacional Intersectorial de Aseguramiento de la Calidad de la Educación Superior – CONACES-, órgano decisor para la aprobación del respectivo registro calificado, a fin de demostrarles razonadamente que sí era posible estudiar y titularse como abogado de forma virtual, y que la experiencia de la UNAD, su modelo educativo, su infraestructura y condiciones, así como los consultorios jurídicos que ofreceremos, constituyen condiciones suficientes de calidad para ello.

Como ya es propio del talante Unadista, debimos insistir y persistir (dada la férrea y honda convicción sobre los beneficios de nuestro modelo) para tumbar prejuicios, superar paradigmas anquilosados y lograr derribar desconfianzas. El propio nacimiento de la UNAD se enfrentó a dicha situación (ser pionera en educación a distancia), y nuestra estructura interna ha enfrentado el modelo ortodoxo de organización de la Universidad Pública. Como lo he anotado antes, también hemos sido los primeros en impulsar programas virtuales en áreas como música y deporte; hemos superado las críticas para consolidar espacios académicos fuera del país; y contrario a la costumbre, aprobamos un estatuto orgánico flexible, moderno y disruptivo, entre otras muchas realidades que, antes de la UNAD, se veían como utopías para la educación superior.


La UNAD se compromete a entregar a la sociedad colombiana un profesional capaz de desempeñarse como abogado en ejercicio, funcionario judicial, consultor e investigador, con ética y sensibilidad en torno de la justicia como una manera de dignificar la convivencia social.


Y logramos también cumplir este nuevo objetivo o más bien reto académico. Gracias a nuestro esfuerzo de abrir la puerta y la mente de los académicos al servicio del Ministerio, se encontró una respuesta positiva a la necesidad de formar abogados para un país con múltiples regiones a donde la justicia no llega o lo hace muy tardíamente, a donde los servicios de un profesional son impagables, o donde el volumen de casos que demandan la intervención jurídica no dan abasto para quienes, formados en las grandes capitales, se decidían a llegar hasta allí, entre otras muchas explicaciones sobre la necesidad que tiene nuestra Colombia profunda de contar con titulados en derecho con un criterio ético, responsable, jurídico y social.

La UNAD, una vez más, modificó el paradigma. Ojalá que, por el bien de la formación de más colombianos, lleguen otros programas de derecho virtual. El nuestro ya es pionero y tiene un sello indeleble: escuchar, intervenir y mediar para que la Colombia marginada tenga acceso a la justicia con equidad, y para que los miles de compatriotas para quienes los servicios de la justicia hasta ahora han sido inaccesibles, puedan contar con estos de forma digna.

Y ahí está, tal vez para el corazón y la simbología Unadista, el más importante logro de la decisión del Ministerio de Educación Nacional: El afianzar nuestro sentimiento y compromiso de #MásUNADmásPaís, el brindar formación en un área que desesperadamente requería más de media Colombia, hasta ahora bloqueada en su acceso a la formación no presencial, y consolidarnos como un apoyo fundamental en el cumplimiento de las finalidades de un Estado (en mucho ausente) relacionadas con la universalización de derechos y deberes y justicia para todos.

Ahora, iniciamos los preparativos de su lanzamiento y los requisitos para los aspirantes, que serán muy exigentes para dar pasos certeros en el inicio de esta oferta educativa que viene regulada desde el Ministerio de Educación Nacional en cuanto al número de cupos previstos, lineamiento por el cual su oferta no será inmediata.

En esta época de celebración de un aniversario más de creación, nuestros logros superan, en mucho, los de universidades con más de un siglo de existencia. En 40 años cobramos vida institucional, modificamos los modelos educativos y nos constituimos en la megauniversidad colombiana, sino que hemos cambiado la historia. Porque nuestra visión no se limita a recorrer, recordar o recrear la historia, sino a crear una nueva, porque así es la Universidad viva, abierta y flexible... como la UNAD.

Atentamente,

Jaime Alberto Leal Afanador

Rector

Universidad Nacional Abierta y a Distancia UNAD de Colombia

Institución de Educación Superior sujeta a inspección y vigilancia por el Ministerio de Educación Nacional - SNIES 2102
En Bogotá D.C. (Colombia) Tel: (+57)(1)375 9500  Línea gratuita nacional: 01 8000 115223
Atención al usuario
Buzón de notificaciones judiciales
anticorrupcion@unad.edu.co

© Copyright UNAD 2021